Es fundamental que una empresa de alquiler de baños portátiles disponga de los mismos en formato de movilidad reducida, una exigencia hoy día en cualquier evento público que se precie, ya sea un mitin político, un festival de música, una playa o cualquier otro, ya que la normativa exige disponer de sanitarios adaptados a personas de movilidad reducida, con discapacidad física o simplemente personas mayores que pueden ver peligrar su integridad física en los aseos convencionales.

Este tipo de aseos portátiles que ofrecemos en Boxi Balears cuentan con unas características un tanto particulares, las cuales vamos a repasar en las siguientes líneas. Comenzando por la entrada, el acceso siempre debe ser a ras de suelo, para que estas personas no tengan ningún obstáculo, lo que incluye que tampoco tenga rampas. La anchura de estos aseos de movilidad reducida ha de ser suficiente para sillas de ruedas o cualquier otro vehículo adaptado, por lo que como mínimo tienen que ser de 90 centímetros.

En nuestra empresa de alquiler de baños portátiles, este tipo de aseos son de puerta de apertura exterior, aunque también valdría que fuera corredera, para facilitar el acceso y para evitar que, en caso de que el usuario sufra alguna caída al interior del baño, pueda quedar impidiendo la apertura de la puerta.

Es importante que tengan colgador de prendas de vestir, por si a la hora de utilizarlos se necesita en algún momento, así como asideros adecuados para discapacitados a 85 centímetros de altura, tanto en las paredes laterales como en la parte trasera. En cuanto al tanque donde hacer las necesidades, este debe ser un tanque inglés de residuos y también es recomendable que el suelo sea antideslizante.